Para aportar un granito de conciencia ambiental en ellos, y darles literalmente en sus manos, la oportunidad de vivir la hermosa experiencia de cuidar una plantita, una de las ideas que se me ocurrió para el cumpleaños número 4 de mi hijo, fue la de regalar como “sorpresita” un árbol bebé a cada niño.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.